c. 

Edición Mensual - año VIII - Nº 88 – Octubre 2006

 

| contacto |   | suscripción gratuita |                                    

        | asociación |  | actividades |  | agenda |  | enlaces |

 

 Secciones

 

OTOÑO EN LOS ENCINARES DE LA SIERRA DE BAZA

 

© Proyecto Sierra de Baza

Encina en la zona de Gor  

 

Un ecosistema que adquiere especial relevancia en estas fechas en el  Parque Natural Sierra de Baza, es el de los encinares, la especie arbórea propia del monte mediterráneo, que en esta estación del año adquiere su principal actividad en torno a su fruto, la encina, que es recolectado y consumido por una amplia fauna de aves y mamíferos, entrando a formar parte de la cadena trófica, por lo que este ecosistema registra en otoño la máxima actividad del año.

 

Si bien la Sierra de Baza existen múltiples ejemplares de encinas, por lo general, éstas se encuentran bien de forma aislada o mínimamente agrupadas y normalmente no llegan a constituir grandes bosques.  Aun cuando como vamos a analizar en estos someros apuntes, es un ecosistema muy bien representado en la Sierra de Baza, destacable más que por la extensión que alcanza por su variedad y biodiversidad.

En la Sierra de Baza, al igual que en tantas sierras de nuestra geografía ibérica, la encina debió de ser muy castigada para su empleo como leña, por su alto poder calorífico, no sólo por las más de 5.000 personas que habitaban en la Sierra, sino, de forma particular, para la fundición de minerales, obtención de carbón vegetal y combustible de las numerosas caleras y yeseras que cubrían toda la zona de Baza-Guadix, aprovechando la riqueza de este mineral en el subsuelo de la zona.

Sí podemos aún catalogar, afortunadamente, como boscosos pequeños encinares de un alto valor ecológico, tales como los de La Carrasquilla  (junto a la Casas de Santaolalla); el encinar del Barranco Guillén o del Carrascalillo (en las inmediaciones del Molino de Tablas); o el encinar de los Jarales (entre Charches  y el Raposo). 

En esta Sierra, más frecuentes que los encinares son los chaparrales (constituidos por encinas que no alcanzan porte alboreo). La importancia de este tipo de vegetación es que pueden evolucionar, cuando la profundidad del suelo se lo permite, de forma natural y con una mínima intervención humana de limpieza y ramoneo, hacia un encinar consolidado.La encina ocupa en esta Sierra todos los pisos bioclimáticos, excepto el oromediterráneo, y se extiende desde la zona basal (1.000 metros) hasta 1.800-1.900 en que asciende en determinadas solanas como La Carrasquilla o El Cerro de la Virgen, al sur del Calar de Rapa, donde alcanza la mayor altura topografiable.

La encina se desarrolla sobre todo tipo de suelos, si bien el sustrato sobre el que se asienta la encina, va a condicionar de forma fundamental el tipo de encinar. De manera que, por la riqueza edafológica de la Sierra de Baza, no encontramos un sólo tipo de encinar, sino que son muy variados y con peculiaridades muy específicas. Estos, a su vez, van depender de otro factor, la altitud, de modo que de los tipos de encinares que se desarrollan en este lugar, podemos concretarlos en los siguientes: 

                   A - Encinar bético basófilo:

                      a - Del piso mesomediterráneo.

                      b - Del piso supramediterráneo.           

                   B - Encinar bético nevadense o silicícola:

                        - Variante del piso mesomediterráneo.

                       - Variante del piso supramediterráneo.

                    C - Dehesa.

 1.2.A. ENCINAR BETICO BASÓFILO.

 a.- Encinar bético basófilo del piso mesomediterráneo.

Se sitúa en el Parque desde la zona basal, hasta los 1.450 ó hasta los 1.600 metros en exposición sur y pertenecen a la serie de vegetación Paeonio coriaceae - Querceto rotundifoliae sigmetum (vulgarmente se denomina a estos encinares "con peonías"). Aun cuando en la actualidad tiene más forma de chaparral que de encinar, de poderse desarrollar la vegetación potencial en las áreas pertenecientes a esta serie de vegetación, se formaría un bosque climácico con ejemplares de encina con considerable tamaño, estratificado y rico en especies. Excepto en aquellos suelos en que, por la gran presencia de piedra y poca profundidad del sustrato (como ocurre en el Llano del Chaparral) será muy difícil que evolucionen a una forma más desarrollada. Se extiende la serie de estos encinares béticos basófilos por los sustratos carbonatados y ricos en bases del sector Guadiciano- Bacense, con ombroclima seco. 

Este tipo de encinar, el bético basófilo del piso mesomediterráneo, es el que potencialmente puede lograr el más importante bosque climácico, en él las encinas alcanzan tamaños considerables y de contar con mayor humedad llegarían a juntar sus copas y darían lugar a un microclima nemoral, mucho más fresco y húmedo que el macroclima propio de estos lugares. En su óptimo se podría observar una perfecta estratificación: vegetación herbácea - subarbustos - arbustos - árboles y lianas. Donde los arbustos como romero (Romarinus officinalis), retama (Retama sbps.), enebro (Juniperus oxycedrus), torvisco (Daphne gnidium), etc.; lianas como las hiedras, la rubia peregrina, espárragos (Asparagus acutifolius), madreselva (Lonicera etrusca), etc. o plantas herbáceas como violetas y peonías (P. coriacea y P. broteroi), etc., vivirían en su óptimo y estarían muy bien representadas. Siendo esta una de las vegetaciones naturales a potenciar dentro de este Parque Natural. 

En estos encinares es frecuente la mezcla de encinas con coscojas. La presencia de estas últimas es debida a: degradación- insolación-suelo con mucha pendiente. Estos encinares, cuando no adquieren porte arbóreo, tienen forma de chaparral- coscojal, se localizan en el Parque en: zona del Cortijo de Santaolalla,  Llano del Chaparral-Atocharazas, Llano de la Cueva del Espartal y  Buenavista. Enclaves, todos ellos, en la parte norte del Parque, en los T.M. de Caniles y Baza, entre los 1.000 y 1.200 metros de altitud. 

En forma de chaparral con tomillares nitrófilos, se localiza una mancha al oeste del Parque, alrededor del Cortijo de la Cañada de la Cueva (en término de Gor). 

También está presente el matorral serial con chaparral, en la periferia de la parte Oeste del Parque: mancha que se encuentra entre Narváez y la A-92, en la zona del Cortijo Soler.       

b.- Encinar bético basófilo del piso supramediterráneo. 

Ocupan en el Parque zonas con altitud desde los 1.400 a 1.850 metros, en que alcanzan su máxima altura en el Cerro de la Virgen; y pertenecen a la serie de vegetación: Berberido hispanicae-Querceto rotundifoliae sigmetum.

 

Conforme se asciende en altitud los ejemplares de este tipo de encinas suelen disminuir su porte, mientras que los ejemplares de mayor tamaño los encontramos en zonas húmedas próximas a valles fluviales, como en las proximidades del Arroyo de La Tejera, cerca de Pocopán; o, en las inmediaciones de Bastidas

El ombroclima bajo el que viven estos encinares es seco o subhúmedo, pero siempre con sequía estival y los suelos son ricos en bases. De poder desarrollarse la vegetación en las áreas pertenecientes a esta serie de vegetación, se formaría un bosque cubierto de encinas, de estratificación simple y pobre en especies, en comparación con lo relacionado anteriormente. 

Si además de la altitud, el frío y la sequedad, no se cuenta con suelos apropiados, los encinares no prosperan y en su lugar se instalan coníferas procedentes del piso superior y diversas especies de juniperus o sabinas. 

Encinar típico de esta serie, es el encinar de la Carrasquilla el que el "Estudio de uso ganadero actual y de la capacidad de carga ganadera del Parque Natural Sierra de Baza", lo delimita perfectamente y le calcula una superficie de unas 80 Has., calificándolo de encinar-matorral. Se localiza este encinar al SE del Calar de Rapa, a unos 2 Kms. de su vértice, en las proximidades del Arroyo Bodurria y las Casas de Santaolalla, con una altitud especialmente elevada que va desde los 1.550 a los 1.750 metros. Se trata de un encinar basófilo, aun cuando no son muy marcadas sus características básicas, por encontrarse próximo a la zona de conjunción de los complejos geológicos que delimitan los sustratos silicícolas o ácidos (nevado-filábrico) y calizos o básicos (alpujárride), presentes en este Parque Natural.  

B.- Encinar bético nevadense o silicícola. 

Se desarrollan sobre suelos ácidos, perteneciendo a la serie de vegetación Adenocarpo decorticantis - Querceto rotundifoliae sigmetum; y en comparación con los encinares basófilos son más pobres en otras especies florísticas. 

Existe una variante con retamas en el piso mesomediterráneo y la variante típica con rascaviejas o aznachos en el supramediterráneo, que difieren en las respectivas comunidades de degradación. 

Como zonas más características de este encinar podemos señalar dos áreas perfectamente diferenciadas entre sí: 

A) - Una, en la parte NE del Parque, y a su vez dentro de ésta tres sectores, dentro de los principales arroyos de esta zona (Balax, Uclías y Moras) igualmente muy definidos: 

a) En el arroyo de Balax. A uno y otro lado del arroyo, aguas arriba del Cerrón, donde podemos localizar un área, que se emplazada en la parte más alta, la que limita ya con la provincia de Almería, en la zona conocida como Morra del Títere; y, otra, la que va desde el Barranco de las Asperillas (donde se localiza, posiblemente, la mayor encina de este Parque, la llamada "Encina de los Caler", con un perímetro superior a los 4 metros). El sotobosque está constituido por retamas y bolinas, de manera fundamental, así como de aislados ejemplares de aznachos, en la parte más orientada al S. conforme ascendemos en altura. 

b) En el arroyo Uclías. Otro sector que arranca en el Barranco Espinosa, conocido como "Encinar de la Guillena", y que ascienden aguas arriba, hasta el NO de la aldea del Tesorero; y, aguas abajo: hasta la Presa del Retamar y las Aznerillas, donde es conocido como "Encinar del Retamar".  

c) En el arroyo de Moras. Desde la confluencia del Barranco Guillén, con el Arroyo Moras, donde se localiza el Cortijo del Carrascalillo, en clara alusión toponímica a la vegetación predominante, para continuar dirección NO, prácticamente paralelo al Arroyo Moras, donde alcanza su máxima plenitud este encinar. Que se nos presenta con los elementos típicos silicícolas: alta presencia de aznachos (Adenocarpus decorticans) algunos ejemplares de jaras de hojas de laurel (Cistus laurifolius) en el sotobosque y la estratificación típica del encinar, con majoletos, rosales silvestres y algunas hiedras en el estrato superior. 

Toda esta zona de los arroyos Balax, Uclías y Moras, originariamente pertenecía al exclusivo dominio de la encina. Así en las respuestas al Catastro de Ensenada llevado a cabo en esta ciudad en el año 1753 en relación con el "Auto para la averiguación del número de fanegas de monte alto y de las especies y pies de árboles que contendrán", en la declaración de los peritos del Arroyo Balax, se indica que habría unas 32.000 encinas criadas, "de las cuales 14.000 están en tierras de labor y las 8.000 restantes en tierras montuosas". Aclarando que "en dicho arroyo no hay pinar". Por su parte los peritos del Arroyo Vellas (actual Arroyo Uclías), indican que había unas 19.000 carrascas criadas, de ellas 7.000 en tierras de labor y las 12.000 restantes en tierras montuosas. Destacando igualmente como "que no hay pinares en dichas tierras, por componerse todo de encinares". Mientras que en el arroyo más oriental, de esta zona, el más situado al oeste, el de Moras, ya comenzaban a hacer acto de presencia los pinos, aun cuando se alternaban con las encinas, de forma que se señalaba había unas 40.000 encinas y 8.500 pinos. Que eran definitivamente superadas por los pinos en el Arroyo Bodurria, fuera ya de este sector, donde se indicaba había 15.000 encinas y 25.000 pinos.    

B) - Otra, en la parte Sur del Parque (Raposo-Jarales), igualmente con dos sectores muy definidos, coincidiendo con cada una de las dos cuencas hidrográficas presentes en la zona (la Mediterránea y la Atlántica):

 

a) El sector que ocupa la parte más sur-oriental del Parque y que arrancando de las inmediaciones del Raposo, se dirige hacía el Arroyo de Benajara, en las inmediaciones con el límite de la provincia de Almería, dentro de la Cuenca Mediterránea; y  

b) Otro sector que arrancando de las inmediaciones del Raposo, si dirige, en dirección SE hacía la Fraguara, pasando por el Cerro de los Jarales, dentro de la Cuenca Atlántica. 

Aun  cuando ambas zonas de encinares son silicícolas, falta el elemento típico de este encinar: el aznacho, lo que es debido, según algunos autores, a encontrarse muy poco lavados los suelos y contar con menores precipitaciones a las habituales para este tipo de suelos, por lo que aunque es de sustrato ácido, se presenta casi basófilo en su vegetación, lo que se va acentuado con la altitud, de  forma que al perder el suelo espesor, van aflorando los micaesquistos del complejo nevado-filábrico, ricos en sílice, que hacen de la zona un paisaje muy peculiar, en el que es apreciable la mayor humedad de la cara norte de los numerosos afloramiento rocosos.           

1.2.C. DEHESA DE ENCINAS. 

Los terrenos adehesados, junto con las cuencas fluviales, han sido los que más actuación antropozoógena han sufrido, dadas las características naturales de estos terrenos para llevar a cabo en ellos repoblaciones forestales, o cultivos marginales, que luego se abandonaban, con las consecuencias expuestas a lo largo de este capítulo. No obstante ello, aun podemos localizar en este Parque Natural paisajes típicamente adehesados. Como ocurre con los Chaparrales del Barranco de la Dehesa y los que se extienden desde el Royo del Serval, al Barranco del Peñón en la zona de Gor. 

Pero, sin duda, la mejor zona de dehesa de la Sierra de Baza, se localiza en las inmediaciones del Raposo, (término de Dólar), en la que no obstante los erróneos, y poco afortunados, aterrazamientos efectuados en la misma para repoblar pinos hace unas décadas, podemos contemplar una interesante muestra de la importante dehesa que constituyó esta histórica finca.

 

Otras zonas de dehesas, se localizan: entre Las Juntas y Los Corrales , en la La Fraguara (término de Charches); y, a lo largo del Barranco de la Fábrica, al pie de la cara NE del Calar de Santa Bárbara.

 

            * El encinar del Parque Natural Sierra de Baza, puede contemplarse en la Ruta nº 3, en la que se puede visitar el encinar de la Carrasquilla.

| volver |

 

Fichas de Plantas. Etnobotánica de la Sierra de Baza. 

Cada mes una nueva ficha de plantas de la Sierra de Baza, con especial atención a su aprovechamiento y uso, desde siempre, por parte el hombre. .....

  

 Reportaje

Apuntes naturalistas de la Hoya de Baza.   

Este reportaje sintetiza, de una forma novedosa y amena, todo el aspecto geológico y físico, asi como de la vegetación y fauna de la Hoya de Baza, una auténtica desconocida con una importancia ecológica extraordinaria. .....

 

 Lugares de interés de la Sierra de Baza.

Este mes:

PRESA DEL RETAMAR. El Arroyo de Uclías es uno de los cursos permanentes, aunque escasos, de agua que posee la Sierra de Baza. En su tramo medio se encuentra una de las pocas presas impermeabilizadas de esta Sierra ....

 

 Fauna  de la Sierra de Baza (Mamíferos)

Este mes:

EL MURCIÉLAGO DE MONTAÑA. Murciélago de pequeño tamaño, con membranas, orejas y cara negras. Las orejas son cortas, separadas en su base y más anchas y redondeadas que en Pipistrellus, con el trago corto y redondeado, .....      

 

 Web del mes

 

PARQUE NACIONAL DE CABAÑEROS.

Página del Ministerio de Medio Ambiente en la que se ocupa del Parque Nacional de Cabañero, en la Comunidad de Castilla-La Mancha, considerado como el más genuino representante del bosque ibérico

                         .....

 

 La Sierra de Baza

 

 Municipios y aldeas del Parque

 

 Lugares de interés del Parque

 

 Fichas de fauna silvestre

 

 Relatos y Leyendas de la Sierra

 

 El Tiempo en Baza

 

 Datos meteorológicos

 

 Safari fotográfico 2006

 

 Concurso fotográfico de fauna

 

 II Curso de Fotografía Digital  
 Foro  

 Última hora

 

 

Distinciones

Web recomendada en el suplemento semanal de turismo y viajes del Diario El Mundo Febrero 2004

 

Web destacada

 Abril 2003

Revista GEO

 

Web del mes

Revista Biológica

Agosto 2001

 

 

Proyecto Sierra de Baza elegido uno de los 25 grupos españoles defensores de la naturaleza

Enero 2000.

Revista Integral

 

Web del mes

Revista Quercus

Septiembre 1999

  

 

Premio Protagonistas Onda Cero Baza 1999

 

Web Ide@l del diario Ideal de Granada

 

Mejor Portal Andaluz de Información Ambiental y Cultural 2004 de la Revista Almediam

 

 

 

 

Resolución de pantalla recomendada: 1024 x 768

Webmaster: Raúl García de Paredes Espín

Copyright © 1999-2006 Proyecto Sierra de Baza. Reservados todos los derechos

Publicación 100 % No subvencionada y sin publicidad.