¿QUE ES UN SAFARI FOTOGRÁFICO?

  | ir a página de inicio |

XVII Safari Fotográfico

24, 25 y 26 de mayo de 2013

Bases

Solicitud

Actos

Participantes

Jurado XVII Safari

Acta del Jurado
Clausura XVI Safari
Encuesta XVI Safari
Imágenes XVI Safari

Clasificaciones

Clasificación absoluta
Reportaje

 

 

 

EL SAFARI FOTOGRÁFICO: UNA MODALIDAD DEPORTIVA EN LA QUE SE SUSTITUYE LA ESCOPETA DE CAZA POR LA CÁMARA FOTOGRÁFICA

Con especial atención al XVIº Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza, celebrado los días 15, 16 y 17 de junio de 2012

 

Por José Ángel Rodríguez

Director técnico del Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza 

© Reservados todos los derechos.

© Juan Manuel Díaz Rubio

Participante a la caza fotográfica de imágenes en la madrugada del 16 de junio de 2012.

 

Este artículo pretende incidir en las peculiaridades y características de esta interesante práctica deportiva, aclarar dudas y, sobre todo, ayudar a los participantes, patrocinadores y organizadores a conocer sus singularidades y correcta organización. La experiencia adquirida en la organización de esta actividad durante quince  años consecutivos, los dos seis últimos en nuestra edición digital, junto con otras cuatro ediciones más como Director Técnico del Safari Urbano Fundación Caja Rural de Granada,  con un importante éxito de participación y organización, en una y otra actividad, dentro de un franco ambiente deportivo, nos anima a efectuar estas consideraciones, esperando sean útiles a quienes se sientan atraídos por esta modalidad deportiva y quieran conjugar la afición con la fotografía con el conocimiento y salidas a la naturaleza dentro de un ambiente deportivo.

 

 

¿Qué es un Safari Fotográfico?

 

Originariamente la expresión Safari Fotográfico se utilizaba para denominar las expediciones que se llevaban a cabo en países africanos con el fin de cazar grandes animales exóticos, como elefantes, jirafas, leones, búfalos, rinocerontes, etc. Hoy en día esta palabra se utiliza en África para denominar la “caza fotográfica” de estos animales en los diferentes parques y reservas naturales que existen en el continente. Fuera de África, en lugares como la Península Ibérica, donde no existen animales exóticos de estas características, se utiliza la expresión Safari Fotográfico para referirse a una cacería fotográfica que tiene lugar en un ambiente natural, pudiendo abarcar objetivos o temas más amplios, de modo que en nuestra región se considera Safari Fotográfico a una práctica deportiva, en la que en la caza fotográfica se mezclan cualidades artísticas y fotográficas con otras deportivas, como capacidad de orientación y navegación por la montaña, conocimiento de la naturaleza y el senderismo. La base de esta interesante actividad deportiva, que se asimila al tradicional deporte de la caza, del que se diferencia básicamente en que además de que se sustituye la escopeta de caza por la cámara fotográfica, es la de que los objetivos de caza no solo pueden ser aves y mamíferos, como ocurre en la caza deportiva, sino que en nuestras latitudes puede incluir a toda la fauna, desde los insectos a los grandes mamíferos, pasando por anfibios y reptiles, arácnidos o aves, además de especies de flora y vegetación, paisajes, lugares geográficos o muestras de la arquitectura popular, por citar algunos casos. Aun cuando como es de imaginar, la lista de objetivos de caza puede ser muy variada y abierta, dependiendo sobre todo de la imaginación de los organizadores del evento deportivo.

 

 

Los Objetivos de Caza

 

© Agustín Orduña

Un abejaruco es plasmado mientras se posa entre las ramas de un almendro.

 

 Los Objetivos de Caza, son la principal base de esta práctica deportiva, se dan a conocer al comienzo de la actividad, una vez recepcionados los participantes, a los que se les entrega una lista de objetivos de caza. El aconsejable que estos objetivos sean seleccionados de una forma cuidadosa, comprobando datos tan elementales como que sean accesibles, se encuentren disponibles en el lugar seleccionado y si se trata de una flor que la planta esté en período de floración. No confiemos en nuestra experiencia de años anteriores. La climatología es muy variable en una sierra de un año a otro y si una orquídea estaba en flor un año a finales de mayo, éste puede que no lo esté hasta julio, por ejemplo, o que ese año no florezca. Otro tanto ocurre con los frutos otoñales, por ejemplo.

 

 

© José Carlos Rodríguez 

 Recepción de participantes en el XVIº Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza

 

Otro dato a tener en cuenta es que los Objetivos de Caza sean realmente secretos y tan solo sean conocidos por un grupo de total con fianza de la organización que  permita conserve su secreto hasta el mismo momento de la recepción de participantes, de este modo no se primarán a deportistas locales frente a los que acudan de fuera, de forma que todos puedan conocer a un mismo tiempo éstos y no partir nadie con ventajas previas por un adelantado recorrido de la zona de caza o la preparación sobre el terreno de "hides" o señuelos que atraigan a la fauna o permitan el montaje fotográfico.

 

De entre los diferentes objetivos que se darán a conocer a los participantes unos deben de ser tema o temas obligados del concurso, que centrarán el concurso deportivo y el interés general de la competición, destacando algún valor singular de la flora, fauna, paisaje o etnografía del lugar, de forma que para no quedar el participante descalificado debe de fotografiarlos y presentarlos al concurso y otros son los propiamente denominados Objetivos de Caza, en los que la cualidad artística de la imagen (normalmente entre la puntuación 0 a 10) se multiplica por los valores  previamente asignados por la organización, en función de su dificultad de localización, mayor o menor posibilidad de identificación, accesibilidad o interés, que quiera dársele en el concurso.

 

El factor multiplicador de los objetivos de caza, tradicionalmente han sido x3 y x2, sin aplicar factor multiplicador alguno al tema libre, lo que ha supuesto que algunos participantes no se centraran en este último (el tema libre), por lo que se ha decidido en las últimas ediciones que cambiaran estos criterios. Ahora los factores multiplicadores se han ajustado más a los propios de las ópticas fotográficas, pasando a ser x1,4 y x2, mientras que el factor multiplicador x3 se  encuentra  limitado al tema libre, al tratarse de una imagen y objetivo que presentan a concurso todos los participantes. Deseándose con ello primar la calidad artística, sin olvidarnos de los objetivos de caza, como esencia de esta actividad fotográfica. 

 

 

Material e información para localizar los objetivos

© © José Carlos Rodríguez 

Reunión de los participantes en el XVIº  Safari Fotográfico con el Director del mismo, informándoles sobre los objetivos de caza previstos por la organización y lugar de su posible localización.

 

Junto a la lista de Objetivos de Caza se debe de entregar una serie de mapas que faciliten los movimientos de los participantes por el escenario de caza fotográfica. Si la prueba van a suponer el uso de varios caminos o pistas forestales, que puedan representar complejidad de localización, se debe de entregar a los participantes uno mapa de excursionismo a escala aproximada 1:50.000, en el que se especifiquen y detallen todos los caminos y accesos del lugar en que va a tener lugar la práctica deportiva, y cuando las peculiaridades de la zona de objetivos de caza lo requiera además (o en su caso solo éste)  un mapa más detallados escala 1:25.000 o inferior en el que se profundice en la concreta zona en que se va a desarrollar el Safari Fotográfico y en el que se pueden contener concretas referencias manuscritas a la exacta localización de Objetivos de Caza. Pensemos que el deportista no tiene conocimiento del lugar, ni acudirá con material idóneo para navegar por nuestra sierra, con lo que debemos facilitarle el material idóneo para que lo haga con comodidad y seguridad, dos objetivos básicos de la prueba deportiva.

 

Cuando Proyecto Sierra de Baza organizaba el Safari Fotográfico en su edición analógica o química entregaba al participante un carrete fotográfico de 24 exposiciones de 100 ISO, previamente marcado con un número que correspondía al que tendría el participante en el concurso, de forma que se garantizaba a partir de ese momento que no solo no se conozca su identidad, hasta el instante de dar a conocer al ganador o ganadores de la actividad deportiva, sino que no haya posibilidad de confusiones en identidades en los revelados. A partir de nuestra X edición en que se ha sustituido la fotografía analógica por la digital se han introducido sustanciales cambios, de modo que el  participante asiste al acto provisto de una cámara fotográfica digital de las características que estime más idóneas, pudiendo servirse y utilizar el material de apoyo que estime oportuno, tales como trípode, filtros, lentes de aproximación, teleobjetivos, etc., si bien la tarjeta de la cámara deberá de ser formateada previamente al inicio del concurso, de modo que carezca de imágenes o archivos de cualquier tipo. Asimismo y para evitar dudas en cuanto a la fecha de realización de las imágenes, las cámaras deberán ser configuradas correctamente en fecha y hora. Se comprobará, con el oportuno software y con el asesoramiento de un técnico informático, que las fotografías de los ganadores han sido realizadas durante el Safari y no han sido sometidas a manipulación digital.

 

 

©  José Carlos Rodríguez

 Participantes en la XVIª edición toman nota de las recomendaciones del Director del Safari Fotográfico.

 

 Una vez entregado este material el Director del Safari Fotográfico explicará la localización en que se encuentran los diferentes Objetivos de Caza, la forma de acceder a este lugar, el recorrido o recorridos más cómodos y  aconsejables, además de procederse al visionado de una serie de imágenes de los Objetivos de Caza, lo que puede sustituirse por la entrega de material fotográfico o dibujos del concreto objetivo, de forma que el participante que no tuviera conocimiento de las características del paraje, construcción o lugar a identificar, o de la planta o especie de fauna incluida como Objetivo de Caza con anterioridad, pueda adquirido con la proyección de las diapositivas o el visionado del material que se ponga a su disposición. Esta fase ES MUY IMPORTANTE, pues el éxito en conseguir los objetivos de caza y con ello del resultado final, va a depender de la información que aquí se facilite y de la correcta comprensión por el participante. Se aconseja la asistencia personal del participante y que no delegue en un amigo o conocido esta información, pues errores no deseados en los objetivos a localizar pueden llevar a que se fotografíen especies, lugares o escenas equivocadas con el evidente perjuicio que acarrea ello en el concurso, al poder verse postergado en la clasificación final.

 

 

Desarrollo de la práctica deportiva

 

© Proyecto Sierra de Baza 

Participantes en la XVIª edición repasan sobre el terreno la lista de objetivos de caza

 

Una vez informado el participante de los Objetivos de Caza, así como del lugar de su posible localización e identificación, comienza el Safari Fotográfico, para lo que los participantes deben de dirigirse hasta el lugar seleccionado como zona de caza, utilizando sus propios medios de desplazamiento, teniendo presente normas generales como las que pasan a transcribirse, y que se facilitaron a todos los participantes junto con la lista de objetivos de caza de esa edición, indicando como el XVº Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza, se encuentra AUTORIZADO por resolución del Delegado Provincial de Medio Ambiente en Granada de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. En la autorización concedida a la Asociación PROYECTO SIERRA DE BAZA, se hacen constar como todos los participantes deberán conocer los condicionados de esta autorización, que no son otros que los de que:

 

·         Se atenderán las indicaciones que se establezcan por los Técnicos o Agentes de Medio Ambiente sobre el terreno.

 

·         Queda prohibido dar muerte, capturar en vivo, dañar, perseguir, molestar o inquietar intencionadamente a los animales silvestres sea cual fuere el método empleado, en particular durante el período de reproducción o crianza, hibernación o migración, recolectar sus larvas o crías, alterar o destruir sus hábitat, así como sus lugares de reproducción y descanso.

 

·         Queda prohibido destruir, recoger, cortar, talar o arrancar, en parte o en su totalidad, especímenes naturales de la flora silvestre, así como destruir sus hábitats.

 

·         Queda prohibida la circulación de vehículos a motor por caminos rurales de menos de 2 m. de anchura, circular por zonas de servidumbre de dominio hidráulico, fajas y cortafuegos, por vías de saca forestales, y por cauces secos o inundados.

 

·         Queda prohibida la circulación fuera de los caminos permitidos para vehículos de motor.  

 

·         La velocidad máxima permitida es de 40 Km./h y de 20 Km./h. en las proximidades de fauna silvestre.

 

·         Queda prohibida la circulación de caravanas de 4 o  más vehículos. 

 

 

 

© Proyecto Sierra de Baza

Participante en la XVI edición en plena cacería fotográfica en la zona del Acueducto del Molino de Tablas, uno de los objetivos de caza de esa edición

 

Los participantes dispusieron desde la noche del viernes hasta las 14:00 horas del sábado siguiente (unas 20 horas de tiempo) para alcanzar sus objetivos. Pudiendo el participante realizar las imágenes que estimó oportunas, pero solo podía dejar en la tarjeta un máximo de 14, de modo que tenía que borrar manualmente el resto de imágenes que no deseara presentar a concurso. Este año 2012, y manteniendo las modificaciones en las bases introducidas en el año 2011, se ha permitido una serie de ajustes básicos, para poder adaptarse a la creciente dinámica del mundo digital. Al valorar de un modo particular que algunos modelos de cámaras digitales son en la actualidad auténticos programas de edición de imágenes,  por lo que si nuestra inicial idea era la de que se presentara la fotografía tal y como ha sido tomada, sin edición digital de tipo alguno, obligándonos a trabajar con los mecanismos manuales de la cámara, profundizando en sus amplias posibilidades, sin necesidad de recurrir a la edición digital, mediante el uso de un programa de edición específico instalado en nuestro PC, para alcanzar la máxima calidad y resultados deseados. Así mientras algunos modelos de cámaras de la marca Nikon, por ejemplo, te permiten ajustes y edición de la imagen como recortes u opción como subir o bajar el brillo o modificar el contraste, otras cámaras como la generalidad de la marca Canon, los únicos ajustes que permiten son los previos a la captura fotográfica. Es por ello por lo que para compensar estas aparentes desventajas en esta edición se ha permitido que las imágenes se pudieran tomar en RAW y se pudieran descarga de la tarjeta digital al PC, han podido efectuarse ajustes básicos de edición, que se especificaban de modo pormenorizado en las bases, para subirse de nuevo a la tarjeta digital las imágenes que se presenten al concurso con los ajustes básicos ya efectuados y en formato JPEG. En ningún caso se permitía la clonación ni la interpolación de objetos. Esto decía la base 7ª del XVI SAFARI FOTOGRÁFICO PARQUE NATURAL SIERRA DE BAZA

:

  Las imágenes que se presenten a concurso podrán ser objeto de ajustes básicos por el participante en su PC antes de su presentación, entendiendo por tales el recorte y reencuadre de la imagen no superior al 10 por ciento; la nivelación del horizonte; la eliminación de manchas del sensor;  los ajustes de brillo, contraste, niveles, curvas y saturación; el uso de herramientas de eliminación de ruido y de enfoque, y la corrección del balance de blancos. No estará permitida la clonación, ni el uso de técnicas HDR (High Dynamic Range). Tampoco está permitido el uso de capas y máscaras, ni correcciones selectivas o por zonas. Tampoco podrán utilizarse filtros digitales distintos a los de enfoque o eliminación de ruido, ya aludidos. El incumplimiento de estas indicaciones supondrá la descalificación del participante. En todo caso, las fotografías premiadas serán sometidas a comprobación técnica, para lo cual será obligatorio que todos los participantes conserven, durante un plazo máximo de 30 días naturales, los archivos originales de todas las fotos presentadas a concurso para poder comprobar posibles incidencias o reclamaciones. De detectarse algún incumplimiento, previa audiencia del interesado, quedará descalificado y de haber recibido ya el premio le será retirado el mismo, estando obligado a reintegrar el importe percibido y se le impedirá la participación en los sucesivos concursos que organice Proyecto Sierra de Baza.

 

© Proyecto Sierra de Baza

Participantes de la XVIª edición  firman en el lugar de control  fijado por la organización.

Al cierre de esta primera fase, en el lugar que se designó por la organización y que este año fue el Centro de Interpretación Micológica de Caniles y que se hizo público al inicio del concurso, se efectuó un control de participantes, para acreditar que a la hora prevista estaban en el lugar señalado, penalizándose con pérdida de 10 puntos el retraso en el control entre 1 y 15 minutos fuera de la hora prevista de cierre y de 20 puntos entre 16 y 30 minutos. A partir de las 14:00 horas de sábado, se cerró el control de participantes, quedando, por tanto, eliminado el participante que no se presentara, lo que no fue necesario efectuar con ningún participante, al entrar todos dentro del horario previsto. Tras lo que procedieron a la descarga de sus imágenes y a efectuar los ajustes en el PC antes de seleccionar las 14 imágenes que deseaban se les pasaran a papel.

 

© Proyecto Sierra de Baza  

Participantes de la XVI edición seleccionando sus imágenes para el concurso, en el Centro de Interpretación Micológica de Caniles

 

A partir de este momento los participantes disponían de una hora para seleccionar las imágenes que presentarían a concurso, cerrándose la segunda fase a las 15:00, de modo que el participante tenía que entregar la tarjeta digital para la descarga de las 14 imágenes que como máximo debía haber en la misma. Constando en las bases que a los participantes que tuvieran más imágenes en el momento de la descarga de la tarjeta en el laboratorio solo se les pasarían a papel las 14 primeras. En esta fase también se penalizará con pérdida de 10 puntos la entrega de la tarjeta 1 y 15 minutos fuera de la hora prevista de cierre (las 16 horas) y de 20 puntos, entre 16 y 30 minutos de retraso, mientras que a partir de las 15:31 horas no se admitía la recepción de tarjetas, quedando, por tanto, eliminado el participante que no las hubiera entregado, lo que tampoco fue necesario aplicar en la presente edición. Procediéndose a tomar una fotografía del grupo participante, junto con la organización antes de pasar a la comida.

 

© Proyecto Sierra de Baza 

Foto del grupo de participantes en el XVI Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza 2012 en el Paseo de Caniles con su alcaldesa, María Pilar Vázquez 

 

A las 15:15 tuvo lugar la comida de los participantes con la organización, en un ambiente ya más relajado que se aprovechó para comentar la jornada de cacería fotográfica, cambiar impresiones, aprovechar para el reencuentro con los amigos y conocidos de anteriores ediciones o, para los incorporados por primera vez, conocer a esta gran familia que es la de los fotógrafos de Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza.

 

© Proyecto Sierra de Baza 

Comida de los participantes en el XVIª Safari Fotográfico, acto al que se incorporó el fotógrafo invitado Juanma Orta.

 

Presentación de Juanma Orta a los participantes

 

© Roberto Travesí 

Tertulia de los participantes con el fotógrafo de naturaleza invitado en la presente edición Juanma Orta.

 

A partir de las 19;30 tuvo lugar la presentación a los participantes del fotógrafo de naturaleza invitado a la presente edición, el fotógrafo de viajes y naturaleza Juanma Orta, el que efectuó una pinceladas sobre su trabajo, y las principales motivaciones que los inspira, dejando claro su vínculo y respeto por el patrimonio natural, al tiempo que tuvo lugar una amena tertulia con los participantes asistentes.

 

 

Montaje y presentación de las imágenes por los participantes

© Roberto Travesí 

Montaje de las imágenes presentadas a concurso por los participantes.

A las 8 de la noche se devolvieron las tarjetas junto a las 14 imágenes en papel a tamaño 10 x 15 cm., seleccionadas por el participante, para que de nuevo seleccionara un máximo de 8 fotografías; siendo colocadas por el propio participante en cartulinas, que en la presente edición estaban numeradas aleatoriamente asignándole a cada participante la que por sorteo le correspondió, para que en ella colocara sus 8 imágenes junto con  el objetivo al que correspondía cada una de las imágenes presentadas a concurso. Este año se eliminó el uso de un  seudónimo por los participantes, al ser suficiente para su correcta identificación el número, manteniéndose la identidad del autor ante los miembros del jurado, el número de su cartulina.

 

 

Valoración de los Objetivos de Caza

 

© Roberto Travesí 

Valoración de los objetivos de caza por el Director Técnico del safari Fotográfico ante la presencia del participante

La valoración de los Objetivos de Caza es aconsejable que se haga a puertas abiertas, en presencia de los propios participantes, una vez que por éstos se ha procedido a seleccionar las fotografías que se presentan a concurso. Siguiendo con nuestro ejemplo del Safari Fotográfico organizado por PROYECTO SIERRA DE BAZA, los participantes pueden efectuar todas las imágenes que deseen pero tienen que dejar en su tarjeta digital un máximo de 14, que serán las que se pasen a papel y a su vez de aquí eliminar 6, de modo que tan solo se presenten a concurso estas 8. La valoración de objetivos decimos que se aconseja que sea a puerta abierta, en cuanto estamos ante un dato objetivo: un objetivo de 1,4,  2 ó 3 puntos, debe serlo hoy y mañana, lo vea Y o Z, de modo que no debe de existir inconveniente alguno en que el participante esté presente en esta valoraciones de objetivos. Por el contrario insistimos en que es conveniente su presencia, para que nos aclare él, o nosotros a él, errores y en suma se haga una valoración de objetivos justa y correcta. También resulta muy aconsejable para el participante que esté presente en el momento de la calificación de sus objetivos de caza, no solo por si tiene alguna queja con la misma hacerla constar, por si procede su estimación, sino especialmente para comprobar que todas las imágenes le han sido puntuadas y no se han producido omisiones no deseadas.  También es aconsejable que en el momento de la puntuación la presencien otros participantes por si desean efectuar en el acto alguna queja, la que debe de ser atendida en ese momento, no debiendo de admitirse quejas posteriores cuando ya no esté presente el participante cuyo panel se ha dejado puntuado.

 

 

Montaje de las cartulinas presentadas al concurso por la organización

 

 

© Roberto Travesí 

Montaje de las cartulinas en la sala de exposiciones por la organización.

 

Una vez entregada la cartulina, con las imágenes montada y puntuados los objetivos de caza, son colocadas en el orden numérico que le ha correspondido en la sala de exposiciones por la organización, quedando listas para que a partir de las 8:00 horas del día siguiente, domingo, sean visionadas por el jurado.

 

 

Deliberaciones del jurado

 

© Roberto Travesí

 Jurado en plena labor de deliberación en el XVIº Safari.

 

Las deliberaciones y valoraciones del jurado son aconsejables que tengan lugar a puerta cerrada. Los miembros del jurado deben de ser ilustrados por el director del Safari con carácter previo a comenzar su trabajo de en qué consiste, explicarle de forma resumida los Objetivos de Caza de la presente edición, así como cualquier otra peculiaridad que les permita cumplir con objetividad y rigor su cometido. El jurado debe de contar además de con un equipo documentado técnicamente sobre la fotografía de modo general y sobre la fotografía de naturaleza en particular, con la ayuda de un secretario/a del jurado que vaya tomando nota de las puntuaciones asignadas a cada imagen en los cuadrantes que al efecto se faciliten al jurado por la organización, donde se detalle una a una la puntuación asignada a los diferentes participantes y en su caso el factor multiplicados correspondiente al Objetivo de Caza alcanzado, de modo que por el secretario del jurado se efectúen las sumas de puntuaciones y, en definitiva, pueda determinar el correcto orden final de los participantes en el concurso, sin que estas operaciones aritméticas interfieran en las deliberaciones del jurado.

 

© Roberto Travesí

 Las puntuaciones del jurado son procesadas informáticamente, para obtener las puntuaciones totales, al tiempo que se pone a su disposición el visionado original de las imágenes presentadas en ordenadores para compensar errores o deficiencias de revelados digitales.

  

 

 Inmediatez de todos los actos

 

© Roberto Travesí

El secretario del jurado, supervisa y garantiza con su presencia, las deliberaciones del jurado así como que las puntuaciones asignadas por el mismo a los diferentes trabajos presentados han sido correctamente procesadas.

 

Uno de los éxitos del Safari Fotográfico es que el concurso deportivo se haga coincidir con un solo fin de semana, de modo que comience en la tarde del viernes, dando a conocer los Objetivos de Caza a los participantes, por éste (el participante) se efectúen las fotografías en la zona de caza hasta el momento de devolución del carrete fotográfico para su revelado, en el supuesto de fotografía analógica, o de la tarjeta, de tratarse fotografía digital, como es nuestro caso, lo que se intenta que coincida con una comida con los participantes, y en la misma tarde-noche del sábado se les devuelve las tarjetas digitales para su descarga en el laboratorio, para que seleccione las imágenes que finalmente presente a concurso y las coloque en cartulinas que le facilite la propia organización las fotografías presentadas a concurso; pasándose seguidamente a valorar los objetivos de caza alcanzados y finalmente – en la mañana del día siguiente- a emitir el jurado su veredicto, dándose a conocer en la propia mañana del domingo de ese fin de semana los ganadores, a los que se les entrega los premios. De modo que en menos de 48 horas tienen lugar todos los actos que integran esta modalidad deportiva.

 

Diferentes modalidades de Safari Fotográfico 

© Roberto Travesí

Foto del grupo de los premiados en la presente edición 2012 junto con Juanma Orta/.

Los Safaris Fotográficos deben de tener como escenario un lugar natural, PROYECTO SIERRA DE BAZA lo organiza en el Parque Natural Sierra de Baza, en Granada, admitiendo diferentes modalidades de caza fotográfica:

 

A)       Por la modalidad de caza fotográfica:

 

Fotografía al ojeo; lo que en la caza deportiva es conocida como caza al ojeo y en submarinismo como caza al vuelo. En esta modalidad los objetivos de caza están a lo largo de una zona de forma que el participante debe de recorrerla con su cámara fotográfica, en busca de los Objetivos de Caza. Esta es la modalidad de Safari Fotográfico que se practica en la Sierra de Baza.

 

Fotografía al puesto; lo que en submarinismo es igualmente conocido como caza a la espera, en la que el participante y en semejanza con modalidades de caza tradicional como la caza con perdiz con pájaro o con reclamo, el cazador fotográfico permanece en un "hide" o refugio a la espera de captar su imagen fotográfica. En esta modalidad de Safari Fotográfico se debe de cuidar de modo especial de sortear los puestos de caza.

 

B)       Por el tipo de objetivos:

 

Safari Fotográfico mixto, en el que se incluyen junto a Objetivos de Caza propiamente faunísticos, la fotografía de flores, árboles, lugares, paisajes o manifestaciones etnológicas. Modalidad que es la practicada en la Sierra de Baza.

 

Safari Fotográfico monográfico, sobre muy variados temas, pero centrados de forma fundamental en los mismos, como insectos; animales; aves; paisajes; aldeas; manifestaciones etnológicas; etc.

 

C)        Por el tipo de cámara fotográfica:

 

Analógicos. En los que se utiliza la tradicional cámara analógica, con película química de 24 o 36 exposiciones.

 

Digitales. En los que se utiliza una cámara digital, en las que la película es sustituida por una tarjeta digital, de la que luego se descargan y obtienen las imágenes que se presentan a concurso. Es el que se está imponiendo en las últimas fechas.

 

Mixtos. Cuando se permite el uso de una y otra cámara, en cuyo caso se requiere que las bases contemplen especificaciones propias de uno y otro sistema fotográfico.

 

Historia deportiva del Safari Fotográfico  

© José Ángel Rodríguez 

 

 Las Áreas recreativas del Parque Natural Sierra de Baza ha sido el terma central y obligado de la presente edición 2012.

 

El Safari Fotográfico es una actividad deportiva de muy reciente aparición, de modo que la primera competición deportiva organiza con esta denominación lo fue sobre fotografía submarina, siendo su escenario la Isla de Sicilia en el verano de 1994, bajo la denominación de “Copa del Mundo de Safari Fotográfico”. Desde esta fecha esta modalidad deportiva ha adquirido un especial auge entre los aficionados a la fotografía y a la naturaleza, que conjuga y compatibiliza de forma casi perfecta ambas aficiones. De modo que de sus orígenes en el submarinismo se ha extendido a la fotografía de naturaleza.

 

El primer Safari Fotográfico organizado por PROYECTO SIERRA de Baza lo fue en el año 1997, con 50 participantes, desde entonces lo ha repetido en las primaveras de todos los años sucesivos, excepto en los años 2006 y 2007 que ha sido en otoño. Con 75 participantes fijados como límite para una correcta organización y desarrollo.

 

El tema obligado o central de estos safaris fotográficos han sido los siguientes:

 

- Año 1997. I SAFARI FOTOGRÁFICO: El pino silvestre de la Sierra de Baza.

- Año 1998. II SAFARI FOTOGRÁFICO: Comida de convivencia entre los participantes.

- Año 1999. III SAFARI FOTOGRÁFICO: Talas a matarrasa en las riberas de la Sierra de Baza.

- Año 2000. IV SAFARI FOTOGRÁFICO: La minería en la Sierra de Baza.

- Año 2001. V SAFARI FOTOGRÁFICO: El Valle del Río de Gor.

- Año 2002. VI SAFARI FOTOGRÁFICO: El Paraje de la Fábrica de Pardo.

- Año 2003. VII SAFARI FOTOGRÁFICO: Endemismos botánicos del P.N. de la Sierra de Baza.

- Año 2004. VIII SAFARI FOTOGRÁFICO. Calar de Rapa.

- Año 2005. IX SAFARI FOTOGRÁFICO. Arquitectura popular.

- Año 2006. X SAFARI FOTOGRÁFICO. El otoño en la Sierra de Baza

- Año 2007. XI SAFARI FOTOGRÁFICO. Aldeas de la Sierra de Baza

- Año 2008. XII SAFARI FOTOGRÁFICO. Flora de alta montaña de la Sierra de Baza

- Año 2009. XIII SAFARI FOTOGRÁFICO. Plantas rupícolas.

- Año 2010. XIV SAFARI FOTOGRÁFICO. Bosques de ribera.

- Año 2011. XV SAFARI FOTOGRÁFICO. Otoño en el bosque mediterráneo.

- Año 2012. XVI SAFARI FOTOGRÁFICO. Áreas recreativas.

 

Los cuestionarios cumplimentados entre los participantes a la finalización del evento, ha destacado en todos estos años aspectos muy positivos destacándose la organización de la actividad, el buen ambiente y compañerismo que se vive, la posibilidad de descubrir y conocer rincones nuevos de nuestra geografía o sentir la indescriptible sensación de ver como se alcanzan los Objetivos de Caza. Son algunas de las valoraciones de los participantes.

 

 

VALORACIONES DE JUANMA ORTA COMO MIEMBRO DEL JURADO DEL  XVI SAFARI FOTOGRÁFICO PARQUE NATURAL SIERRA DE BAZA

 

© Roberto Travesí

Juanma Orta en el XVIº Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza.

 

En el jurado del XVI Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza participó como miembro, en su condición de fotógrafo de naturaleza de reconocido prestigio Juanma Orta. A continuación transcribimos sus valoraciones del XVI Safari fotográfico Parque Natural Sierra de Baza, las sugerencias y consejos para mejorar la calidad de las imágenes que se presentan a concurso.

 

En primer lugar quiero agradecer la oportunidad que el Proyecto Sierra de Baza me ha brindado al invitarme a formar parte del Jurado del XVI Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza, ha sido para mi todo un honor y una satisfacción poder compartir esas dos intensas jornadas con participantes y organizadores. Agradezco aquí también el trato que he recibido por parte de mis magníficos anfitriones.

 

El concepto de Safari Fotográfico, aunque no muy habitual en fotografía terrestre de naturaleza, no me resulta extraño. Se trata de un formato bastante habitual en la fotografía submarina, a la que últimamente dedico mis horas tras la cámara. Por tanto, soy consciente de la dificultad que entraña la organización de un evento de estas características, tanto en aspectos fotográficos como logísticos. En ambos sentidos no puedo hacer sino felicitar a la organización por su impecable trabajo. No es sencillo que tantos participantes puedan entregar sus obras, recibirlas impresas, presentarlas para que jurado la pueda evaluar, etc, etc. y los organizadores han demostrado aquí su profesionalidad y buen hacer. No en vano, llevan ya 16 ediciones a sus espaldas. Eso se nota y mucho.

 

Entrando ya en los aspectos fotográficos, fue para mí una grata sorpresa encontrar trabajos de la calidad de los presentados, especialmente si tenemos en cuenta las condiciones limitantes en las que fueron tomadas las imágenes. No sólo tenían una restricción temporal, sino también espacial y temática. Sin duda eso obliga a agudizar el ingenio y el ojo fotográfico, cosa que los participantes, algunos con experiencia de otros años, hicieron con gran maestría.

 

Me permito hacer una observación, nacida de una reflexión que una vez de vuelta en Barcelona. Se trata del hecho de que las imágenes se presenten impresas. Obviamente es un formato muy práctico, tanto para la visualización por parte del jurado, como para la posterior visita por el resto de participantes (que pueden así ver el trabajo de sus compañeros de safari). No obstante, es una presentación que "tiene su truco". Cada laboratorio y cada impresora es un mundo, a veces tienden a oscurecer las imágenes, otras a aclarar. A lo mejor viran suavemente hacia una tonalidad, o a otra. Es un resultado muy difícil de predecir, especialmente ante un laboratorio que no conocemos. Por supuesto, en este caso todos los participantes se encontraban con el mismo problema. Sin embargo, algunos de ellos (especialmente los premiados) supieron anticipar esa peculiaridad con mucha maestría. Mi enhorabuena.

 

En conclusión, encuentro que el Safari Fotográfico Parque Natural Sierra de Baza es una actividad muy enriquecedora, tanto para el participante, que ve estimulada su capacidad fotográfica, como para la propia región de Baza, que tiene en él un medio para dar a conocer un Parque Natural sumamente interesante. Y como no, también para el jurado. En todo momento estuve pensando qué imágenes hubiera podido obtener, de haber estado allí como participante. Una posibilidad que no descarto.

 

Un fuerte abrazo,

Juanma Orta

Fotógrafo de naturaleza

 

 

 

VALORACIONES DE ANTERIORES EDICIONES

 

 

-  Antonio Vázquez. En la VIII edición (2004).

  

-  Francisco Márquez. En la IX edición (2005).

 

Roberto Travesí. En la X edición (2006).

 

Antonio Sabater. En la XI edición (2007).

 

Antonio Camoyán. En la XII edición (2008).

 

José B. Ruiz. En la XIII edición (2009).

 

Carlos Sanz. En la XIV edición (2010).

 

Peter Manschot. En la XV edición (2011).

  

LOS FOTÓGRAFOS DE NATURALEZA EN EL JURADO DEL SAFARI FOTOGRÁFICO PARQUE NATURAL SIERRA DE BAZA  

© José Ángel Rodríguez

José B. Ruiz en la Sierra de Baza, uno de los fotógrafos invitados en anteriores ediciones.

  

Dentro del jurado, tiene un papel destacado un fotógrafo de naturaleza, que no solo asesora al mismo, sino que particularmente da a conocer su trabajo, con una proyección gráfica de sus imágenes  en los momentos previos a la entrega de los premios.

 

En precedentes ediciones fotógrafos de naturaleza de consolidado prestigio como Roberto Travesí, Juan Antonio Martín Jaímez,  Antonio Vázquez,  Francisco Márquez Antonio Sabater,  Antonio Camoyán, José Benito Ruiz,  Carlos Sanz, Peter Manschot o Juanma Orta, han formado parte del jurado y han presentado sus trabajos, los que se quiere continuar en futuras ediciones con la invitación de firmas que merezcan nuestro reconocimiento público.

 

 | Ir a página de inicio |