Relatos y leyendas de la Sierra de Baza  

 

 

 

| Ir a página principal | Ir al índice de relatos y leyendas |

 

 

 

EL CUENTO DEL "COMPAE LOBICO"

Por Jesús M. Contreras

 

 En la imagen se aprecia a Jesús, quien contaba a sus hijos el cuento que transcribe un nieto suyo, en una Feria de Ganados a las puertas de la antigua Fábrica de Vagones de Tren OLIVEROS , en Almería ... acompañado de dos mozos de cuadrilla. Dato curioso es el “Viva Franco” que les ponían a los lomos de las vacas en los concursos.

 

 

En el relato se transcribe, en el lenguaje serrano propio de los primeros  años del pasado siglo, la narración de un cuento que tiene como protagonista a un lobo ingenuo que corretea por la vecina Sierra de los Filabres, cuando  sufre miles de peripecias en su búsqueda de alimento, para tener un final feliz. Lo que se aparta de la generalidad de relatos de lobos en el que el protagonista suele ser víctima del hombre o de otros animales.

 

Mis queridos amigos y amigas:

 

El cuento que os voy a contar me lo contaba mi padre cuando de niño alimentaba mi fantasía sentado en sus rodillas, cuento que a la vez contaba a mi padre el suyo, y también mi abuelo decía que se lo contaba su padre a él cuando de pequeños subían a las sierras a lomos de mulos y asnos, acompañando a los rebaños de vacas y ovejas.

 

Pero es en boca de mi padre, de quien os lo quiero contar, como leyenda viva, respetando en todo momento los desvíos verbales de la grabación de voz que le realicé para vosotros, pues éstos forman parte de la misma esencia del cuento y de la forma de ser de nuestros antepasados serranos, de nosotros mismos.

Mi abuelo Jesús, a quien Dios tenga en su gloria, era ganadero en Almería, y propietario a la vez de un cortijo en la sierra de Filabres, al Este y prolongación ininterrumpida con la Sierra de Baza ... de un cortijo conocido como "El Cortijo del Conde", heredado tras varias generaciones, y cuyo nombre dicen que proviene del afamado Conde la Puebla, que allí lo mandó construir, siendo "la Puebla", el pueblo de Gérgal al pie de la Sierra en su vertiente Sur, del cual remanezco, así como mi padre y mi abuelo. La referencia más antigua que tenemos del Cortijo es de un tal D. Luis López que lo dejó en herencia a su sobrina Dolores, que era la abuela de mi padre.... finalmente el Cortijo fue expropiado a mi padre por el Estado español para sembrar pinos, quedando en su propiedad la casa-cortijo, el barranco del Negro y la Fuente, que también fueron finalmente expropiados para abastecer de agua a las nuevas instalaciones astronómicas de Calar Alto.... el cortijo se ha usado desde entonces como Base de las cuadrillas contraincendios y posteriormente para usos de la Junta de Andalucía.... perdiéndose así en el olvido las historias que aquí os relato y que intento recuperar en honra de la memoria de cuantas gentes las vivieron en la Sierra de los Filabres, que entonces era monte bajo en vez de forestal, y estaba repleta de Fauna y muy rica en aguas corrientes de ladera y manantiales.

 

Sus labores con el ganado hacían que Don Jesús (como se le conocía en la sierra), fuera acompañado de una amplia cuadrilla de mozos, sus caballerías y los rebaños , y a su vez por una regular pareja de Guardias Civiles de los de tricornio, a fin de defender a la comitiva de los bandoleros que se apostaban en las cumbres y barrancos; en la temporada de ciertas labores de trashumancia o labores propias al ganado, como puede ser la esquila.... subía al Cortijo del Conde, acompañado, como no, de sus dos hijos pequeños, uno de ellos mi padre, y el otro su hermana menor, Puri, metidos ambos en sendas "aguaeras" o serones, de las bestias de carga.

 

Cuando Don Jesús llegaba a la sierra, los labriegos lucían sus mejores galas, y mi abuelo llamaba entonces al compae Manuel Carrasco, para que acompañado por su guitarra, amenizara la fiesta que siempre acompañaba su llegada, al ritmo de fandangos, malagueñas y otros cantes populares, fiesta a la que asistían regularmente, con gran alborozo y las mejores ropas y abarcas (los zapatos eran escasos) gentes tan humildes como honradas de todas las cortijadas cercanas: Los Carrascos, Los Garvinos, Bacares, Las Menas, Los Sapos ...

Pues bien, en una de estas subidas a la Sierra es en la que centramos este relato,..... uno de los cuentos populares serranos, de ésos que no tienen fin y que se pueden estirar y dilatar cuanto uno quiera, mientras los niños sigan con los ojos o la boca  abiertos, apoyándose con imaginación en los lugares que la reata de mulas recorría tranquila pero sin pausa, barranco arriba, a fin de hacer el camino más ameno  a los niños, y a los que no tanto.

 

Me cuenta mi padre que recuerda con muy especial cariño los días en que subían a la sierra, y se despertaban al alba, cuando llegaban los aparceros y toda la comitiva .... "Don Jesús, que ya es hora de irse  ... " "eeeeh, mulaaa .." "echad el vino, que ya es hora de irse..." , "que echeis los quesos.." , todo esta algarabía en el frío y la humedad de la noche, entre los olores típicos de las bestias y los ruidos de sus cascos contra el suelo de la calle, y los rebuznos y los resoplidos ... “en la fuente de las Aneas, cayendo el agua con su glorioso sonido de cristal... "y salíamos del pueblo, andando hasta que llegábamos a la Fuente del Cubillo, después de pasar por la Calle de Sebastián Pérez y después a la Plaza Vieja .. " , "y una vez en la Fuente del Cubillo la gente se subía en los mulos y en los burros y comenzaba el ascenso por la Rambla de Gérgal para arriba, hasta que llegábamos a las Aneas, en que por esas fechas estaban cantando los ruiseñores ... había ruiseñores a montones, en la noche, eso era una maravilla .."

 

"Era una cosa típica pararnos a beber entonces agua en la Fuente de Juan Gómez, hoy seca, en la misma rambla .. y subíamos hasta llegar al Barranco Labar, hasta que llegábamos a la Cuesta de la Juanita" ... , "después al Cortijo de la Juanseca y luego al Collao de las Cruces ... del Collao las Cruces a la Fuente de la Chaparra, donde desayunábamos ...", "siempre desayunábamos pan con sobrasada y vino, y bebíamos agua el que queríamos, la fuente era un agujero donde había un remanso de agua ... el vino a los niños nos daban un poco, siempre de la bota "... de allí llegábamos a la cumbre y subíamos por la fuente de la Merendera ... luego llegábamos a la Venta Luisa, y después a los Garvinos, para más tarde llegar al Conde ..."

 

Lo que a continuación os relato, es un cuento que me contaba mí mi padre, cuando yo era un niño. Me lo contaba a mí, se lo contaba a mi hermana, cuando íbamos al Cortijo del Conde, en la Sierra de los Filabres. Es una transcripción casi literal de la grabación del cuento tal y como hace pocos días conseguí que mi ya anciano padre restaurase a la actualidad, y me hiciese sentir tan niño y amparado como cuando fuera yo un infante, balanceado por el ronroneo cariñoso de su voz y la tesura firme y noble de su mano, que finalmente me hacían caer dormido. Igualmente él cerraba los ojos mientras iba recitando su cuento preferido, y me recreaba con su voz ... mientras su mano longeva temblaba, y se sumergía en cuerpo y alma , calidamente .... en la inolvidable memoria de su pasado más querido.

 

EL CUENTO DEL COMPAE LOBICO

 

 

“Mi padre y su hermana Puri, allá por los años 40, en que de niños subían a la Sierra a lomos de mulo”

 

Cuenta mi padre, que en un día que estaba nevando mucho, mucho, en los barrancos de la Sierra de los Filabres ... Y entonces, pues salió el Compae lobico, que vivía en el Barranco Labar, que era uno de los barrancos de la Sierra de los Filabres, y salió mientras decía: Aaaayyy , qué hambre tengo ..... Bueno, pues voy a ver si tiene algo la comae zorrica para poder comer; con que se fue, y se acercó a la cueva de la comae zorrica , llamó a la puerta ... ¡¡Pam Pam!!

  ¿Quien es? ..

―   Soy yo, Comae Zorrica ...

―  Ahhh ... ¿es Usté, Compae Lobico?... Sí , Comae Zorrica, mire Usté que es que tengo mucha hambre y vengo a ver si me da Usté alguna cosica pa comer.

 

A lo que le contestó la Comae Zorrica, “mire Usté, pues lo siento mucho pero no tengo na pa darle, porque todo lo que tengo es pa mis zorrinicos y no puedo darle ná ... lo siento mucho, compae lobico...”.

―  Bueno, comae Zorrica, pues por mí no hay inconveniente ... ¿qué se le va a hacer?....

 

Pues entonces el Compae Lobico echó a andar otra vez, anda que te anda, anda que te anda, y subió por el Barranco de Labar, hasta la Cuesta de La Juanita, que antiguamente eran sitios de minería, de mineros, cerca del pueblo de Gérgal .... y entonces allí, se encontró , subiendo por la Cuesta de la Juanita ...

Se encontró un jamón entre la nieve, subiendo la cuesta “ .... Aaaahhhh, un jamón ....”  con que le echó mano al jamón y le pegó un mordisco “.... Aaaaaggghh, ésto está muy salaaaao ...” Tiró el jamón  y dijo :

Bueno, más adelante encontraremos cosa mejor ...” (se dijo el Compae Lobico) así que siguió cuesta arriba, anda que te anda, anda que te anda ... hasta que llegó al Cortijo de la Juanseca ... y en el cortijo de la Juanseca estaba una gallinica con sus pollicos ... al lao de la era ...

 

Aaayyy, comae gallinica...

 

Buenos días, como está usté ... compae lobico ....

 

Pos mire Usté, que tengo mucha hambre y me voy a comer a uno o dos de sus pollicos ...

 

Pos mire Usté, compae lobico, pero es que mis pollicos están muy delgadillos ... espérese usté a que llegue la primavera, y que se pongan gordos y hermosos , y entonces viene y se los come usté ...

 

No, comae gallinica, mire usté que tengo mucha hambre y me tengo que comer uno o dos de ellos ..

Bueno, pues entonces por mí no hay inconveniente ...

 

Entonces la comae gallinica cogió al Compae Lobico le  y le dijo:” Mire usté , compae lobico, es que mis pollicos son muuyyy delicaos; primero tengo que limpiarle las plumicas y peinarlos ...”

Por mí no hay inconveniente, dijo el Compae Lobico ...

A ésto que la comae gallinica se metió en el corral, y echó la puerta con llave y cerrojo y se asomó por la ventana y le dijo al compae lobico : Ja , ja ... que lo hemos engañao al compae Lobico ... ja ja ja ....

Entonces el Compae Lobico se fue diciendo ... aayyyy ya me las pagará usté , comae gallinica ...ya me las pagará usté ....

 

Con que siguió andando el Compae Lobico, anda que te anda, anda que te anda, anda que te anda ... hasta que llegó a la Fuente de la Chaparra, después de pasar por el Collao de las Cruces , y después siguió camino arriba por la Sierra de los Filabres, por la Cumbre, hasta que llegó a la Fuente de la Merendera ... y en el Cortijo de la Merendera había una marranica con sus marranicos, también tomando el sol aquella mañana de invierno entre la nieve ... y entonces le dijo el Compae Lobico :

 

Buenos días, comae Marranica

 

Buenos días, compae lobico ...

 

¿Qué hace usté aquí? ...  

 

Pues nada , que aquí estamos tomando el sol esta mañana de invierno con mis marranicos ..

 

Pos mire usté comae marranica, que tengo mucha hambre y voy a tener que comerme a uno de sus marranicos..

 

―  Aaayy ,, ¿no le da a usté lástima, compae lobico? ... espere usté a que mis marranicos se pongan más hermosos y entonces viene usté y se come uno de ellos ...

 

Lo siento mucho, comae marranica, pero no tengo más remedio que comerme a uno de ellos , porque tengo muchísima hambre ..

 

Pues bueno, pues por mí no hay ningún inconveniente, dijo la comae Marranica. pero primero tiene usté que ir a la balsa y se lava usté los dientes, porque mis marranicos son muuuy delicaos, y sin lavarse los dientes no puede usté comerse a uno de ellos ...

 

Pues por mí tampoco hay inconveniente , dijo  el Compae Lobico ...

 

Así que el Compae Lobico se arrimó a la balsa .... y allí estaba lavándose los dientes, y entonces la comae Marranica llamó por detrás al compae carnero ... y llegó el compae carnero y le arreó por detrás un testarazo .. PUMMM .... y lo tiró a la balsa ...

y tirao en la balsa, el pobre compae lobico por poco se ahoga ... ayyy, socorro, que me ahogo , socooorro ... que me  ahogo ..

Pues el pobretico, menos mal que allí había una soga que caía, y se agarró a la soga y salió de la balsa ... empapaico vivo y muerto de frío  y tiritando ...

 

Con que ya me las pagará usté , comae marranica , que ya me las pagará usté ..

 

Con que siguió andando, anda que te anda, anda que te anda, y ya hasta que llegó a la cumbre de los Filabres ... y después de los Filabres llegó a la Venta Luisa ... y después de la Venta Luisa pasó pasó por encima de Los Garvinos... y de ahí llegó al collao del Conde, y del collao del Conde pues entonces pasó a la fuente, y de la fuente pasó a la era ... y en la era del Conde había dos carneros ... que estaban tomando el sol ...

 

―  Buenos días , compaes carneros...

 

Buenos días , compae Lobico ...¿como está usté?

 

Pos miren ustedes, que tengo mucha hambre ...y había pensao en comerme a uno de ustedes ...

 

―  AAyyy , compae Lobico .. ¿no le da a Usté lástima? ...mire usté ... que no tenemos más que el pellejico ..y los huesos ... espere usté a que llegue la primavera  y nos pongamos alguno de nosotros hermoso y nos come usté a uno de nosotros ..

 

No, no ... lo siento mucho pero tengo mucha hambre y no tengo más remedio que comerme a uno de ustedes

 

Pues por nosotros no hay inconveniente, dijo uno de los compaes carneros ... Pues mire usté ... hemos pensao una cosa ... usté se pone en el centro de la era, uno a un lao y el otro al otro lao ... y cuando usté diga "una dos y tres .. " arrancamos a correr ... y el primero que llegue a usté .. a ese se lo come  ...

 

Pos me parece mu bien, dijo el compae Lobico  ....

 

Con que se puso en el centro de la era  ... un carnero a un lao y otro carnero a otro ... y dijo el compae Lobico : "una, dos y tres". 

 

Con que arrancan los dos carneros a correr, corre que te corre , corre que te corre, y llegan al mismo tiempo donde estaba el compae lobico y le pegaron un testarazo ... que allí ves al compae Lobico por los cielos , subió a las nubes, subió a la luna y después de la luna subió al sol, y del sol a las estrellas, y luego después, cuando empezó a caer de tantísima altura ...

pppppppprrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrruuummm ... cayó.... y cuando cayó ....a la era ... pues se hizo peazos ... se rompió los botones, la cabeza, el corazón, los pulmones, se lo rompió tooo.... la chaqueta , los zapatos .... TÓOO... se hizo una magnesia ...

y entonces , a los gritos que daba ...  ¡que me han mataoooo ...! , ¡ que me han mataooo .. ! pues acudieron ... corriendo los aparceros, que eran entonces José Romano y su hijo Pepe, y Amparo, y Carmencica y Marujica, y el tío Faustino, y Mariano ... y lo cogieron y lo llevaron al cortijo, y allí Amparo, con una aguja de coser .. pues lo cosió ... y después de coserlo pues le dieron sopicas y ajos y lo pusieron mejor ... y cuando ya lo tuvieron bueno pues lo cogieron, y llamaron a la comae Zorrica y lo subieron a una mula, y se lo llevaron a donde estaba la Comae Zorrica en su cueva.

 

Y allí la comae Zorrica pues lo cuidó hasta que se puso bueno, y cuando ya se puso bueno le dijo a la Comae Zorrica:

Pues mire usté comae Zorrica, pues sabe usté que se ha portao muy bien conmigo, así que no tengo más remedio que casarme con usté ..

 

 Pues por mí no hay inconveniente, dijo la comae Zorrica ... así que se casaron en el pueblo de Gérgal , que los casó la Tía Elisa, rociándolos con una escoba y una escupidera llena de meaos ...y ya pues tuvieron muchos zorricos y muchos lobicos ...

 

Y colorín colorado este cuento se ha acabado ; y me metí por un callejón oscuro y me salí por otro pa que mi niño Pepico me cuente otro ... Y aquí se acabó el cuento del compae Lobico.

 

FIN

| Ir a página principal | Ir al índice de relatos y leyendas |